Dos estudiantes de Ing. Naval de nuestra facultad ganan un concurso internacional de diseño

Enrique Luis Liccardi Sañudo y Patricio Duhalde resultaron ganadores del Concurso Dr. James A. Lisnyk.

Compartir

La facultad está de fiesta. El puerto y la industria naval también. Dos estudiantes de cuarto y sexto año de la carrera de Ingeniería Naval de la UTN MDP compitieron en un certamen internacional con universidades de distintos países y ganaron el Concurso Dr. James A. Lisnyk.

Se trata de Enrique Luis Liccardi Sañudo y Patricio Duhalde, quienes con su proyecto Littoral Mision Vessel sorprendieron nada más y nada menos que a la SNAME (Society of Naval Architects and Marine Engineers), una sociedad profesional con más de 6000 miembros distribuidos en 95 países reconocida internacionalmente. La misión de la Sociedad es promover el arte, la ciencia y la práctica de la arquitectura naval, la ingeniería naval, la ingeniería oceánica y otras profesiones que están relacionadas con el mar. En este marco, se lucieron nuestros estudiantes.

Los creadores de la Patrulla Oceánica galardonada fueron notificados el 26 de agosto pasado e invitados a la ceremonia de premiación en Houston (Texas, USA) a realizarse el 29 de septiembre. Además, nos cuentan, que entre el 26 al 29 expondrán en un stand en la «2022 SNAME Maritime Convention» sobre su proyecto. Este encuentro será en el George R. Brown Convention Center en Houston.

El proyecto

“El proyecto surge de nuestra amistad y de observar las necesidades de la Armada Argentina para la vigilancia y control de los espacios soberanos —nos cuenta Enrique—. De ahí en más, buscamos un buque moderno, que sea liviano, rápido, que pueda patrullar la zona económica exclusiva, salvaguardar las vidas en el mar y dar apoyo logístico para las bases antárticas.”

Por su parte Patricio amplia: “es una embarcación de semiplaneo, una embarcación veloz. Entra en otra categoría de los barcos. Están los barcos de desplazamiento y los de planeo. Es un buque de 70 metros de eslora máximo, una manga 10 metros máximo y un calado de 3 metros. Es un proyecto que nace de la base de datos que teníamos de buques. Puede llegar a navegar a 35 nudos de velocidad. Claro que ese sería el máximo, pero se puede desplazar a una velocidad crucero de 12 nudos”.

El buque en números

  • Desplazamiento 750 toneladas
  • Eslora 70 metros
  • Manga 10 metros
  • Calado 3 metros
  • Rango 8000 nm
  • Velocidad crucero 12kn
  • Velocidad max 35 kn

 

Desde el punto de vista técnico, Enrique nos cuenta que para la embarcación “planteamos varias líneas de casco, dependiendo la proporción que iba a tener, un tipo de fondo digamos y hacer un fondo más plano. Lo que pide también el concurso es que sea un proyecto que a la vez sea una necesidad para el país. No íbamos a hacer un crucero por ejemplo. Podíamos trabajar sobre la idea de un buque pesquero o sobre las patrulleras”.

Por parte Patricio nos dice que “es un buque que se puede modificar, incluso para adaptarlo a las necesidades que tenga en este caso la Armada o para abaratar costos operativos. Nosotros tratamos de diseñar con la mayor eficiencia y calidad posible. Incluso tiene una turbina que puede funcionar a gas, aunque es difícil de operar una turbina de gas en Argentina, consume mucho y requiere mantenimiento, entonces el proyecto incluye que se pueda adaptar a las necesidades de nuestro país. Es decir, la turbina puede consumir distintos de combustibles (gas, combustible líquido), la idea original era incluir el GNL, pero no era viable. Nosotros no tenemos problemas de emisión, si bien hay que controlarla no llegamos a ese punto como Europa o América del Norte y también el problema es que no tenemos estaciones de servicio para barcos para cargar el GNL”.

Agradecimientos

En una entrevista que los flamantes ganadores ofrecieron a Pescare.com.ar, Enrique señala lo siguiente: “No quiero dejar de agradecer al profesor Alejandro Vaccari, Jefe del Departamento de Ingeniería Naval. Nos ayudó y confió en nosotros. No teníamos el dinero para inscribirnos y hasta en eso colaboró. Hoy es todo emoción y sin él no se podía haber conseguido. Esto nos posibilita a nosotros conseguir alguna beca en el exterior también y la posibilidad de hacer algún intercambio con gente de otros países”

Todo esto nos enorgullece profundamente: el sentido de colaboración comunitaria que de alguna manera es un rasgo característico de la UTN.

Antes de terminar, le preguntamos a los ganadores ¿qué significa el mar para cada uno de ellos? “El mar me genera paz e inspira a la imaginación”, nos dice Enrique. “El mar es mi segunda casa, donde pertenezco”, nos cuenta Patricio.

Sin palabras. Felicitaciones y gracias por llevar bien lejos el nombre de nuestra Facultad.

UTN Mar del Plata
Aprendemos del mar

Otras novedades